domingo, 22 de mayo de 2016

Un estudio de FireEye revela el impacto que las brechas de seguridad generan en la confianza de los consumidores

Cargando...
Privacidad de la información. Imagen tomada de: pixabay.com

El informe global revela detalles sobre las expectativas del consumidor acerca de las comunicaciones de sustracciones de datos por parte de las compañías, con un 66% de los encuestados que esperan que, si se ha producido una fuga de información en una organización que dispone de sus datos, les sea comunicado inmediatamente y el 91% desearía que se les hiciera saber en un plazo de 24 horas. Este dato contrasta con el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que establece tres días para que las autoridades sean informadas de una violación de datos.

También se ha encontrado que los consumidores están desarrollando una clara apreciación del impacto que las violaciones de datos pueden suponer, con casi la mitad de los encuestados (46%) que declaran tener pleno conocimiento y comprensión del impacto potencial de una fuga de datos.

Los recientes y continuos casos de brechas de seguridad detectados en diferentes compañías también están causando que muchos consumidores tiendan a reducir la cantidad de datos personales que comparten con las organizaciones, con un 70% de los encuestados indicando que proporcionarían menos datos en este momento a la luz de los últimos incidentes ocurridos. Potencialmente, esto limita la capacidad de las empresas para ofrecer productos y servicios más personalizados y adaptados.

Un tercio de los encuestados tiene una percepción más negativa sobre las organizaciones en general como resultado de las sustracciones de datos producidas en grandes compañías; el 71% de ellos afirma que esto es debido a su preocupación sobre la capacidad de estas marcas para mantener los datos seguros. Por lo tanto, se desprende que los ataques no sólo están afectando a las opiniones de los consumidores sobre las organizaciones involucradas, sino que el impacto es mucho más amplio.

Otras conclusiones fueron las siguientes:
  • El 60% de los consumidores estaría dispuesto a tomar medidas legales contra las organizaciones si sus datos personales fueran sustraídos y utilizados con fines delictivos como resultado de una violación de datos.
  • El 73% dejaría de comprar en una organización si descubriera que el robo de sus datos se debió a una fallo de seguridad.
  • El 51% considera que la seguridad es un factor determinante a la hora de comprar en una compañía.
  • El 48% estaría dispuesto a pagar más por un producto o servicio en una compañía que contara con mayores medidas de seguridad y protección de los datos.
  • El 25% cree que sus datos estarían menos seguros en una compañía que hubiera sufrido un ataque informático frente a otra alternativa.
  • El 91% sitúa a los bancos en los primeros puestos del tipo de organización en las que resulta más preocupante el incumplimiento o negligencia en las medidas de seguridad.
“Desafortunadamente, ataques informáticos y violaciones de datos son cada vez más comúnmente asociados a diferentes marcas” afirma Josh Goldfarb, CTO – Emerging Technologies de FireEye . 

“Tras una sustracción de datos, las organizaciones a menudo intentan recuperar la confianza de los clientes a través de iniciativas tales como programas de supervisión gratuitos u otras compensaciones. Sin embargo, esta investigación concluye que, a pesar de estos esfuerzos, el coste producido por los ataques – tanto a nivel económico, como a nivel de pérdida de reputación – permanece durante mucho tiempo después del incidente”.

“Como se concluye de estos resultados, los consumidores son cada vez más conscientes y están cada vez más dispuestos a proteger sus datos, no sólo mediante el intercambio de menos información personal, sino también dejando de utilizar los servicios de algunas compañías y sustituyéndolas por otras”, añade Goldfarb. “Las marcas deben concienciarse de que la protección de datos es algo prioritario que los clientes esperan de una compañía y las inversiones en seguridad pueden suponer una ventaja competitiva en el mundo actual de crecientes ataques cibernéticos”.

Las empresas tienen que ver la seguridad de la información como un asunto de gestión empresarial, en lugar de como una cuestión tecnológica. Las marcas deben pensar estratégicamente cómo proteger su valor de cara a los accionistas y no sólo pensar tácticamente cómo proteger la red. Las compañías deben estar preparadas para tomar decisiones en relación a los riesgos más importantes que amenazan a la organización y asegurarse de que se está poniendo el foco en la prevención de aquellas amenazas más perjudiciales. Deben aumentar la vigilancia, en lugar de los gastos, con el fin de proteger la información a través de mejores directrices empresariales y formación.

FireEye ha revelado también los resultados de su informe Regional Advanced Threat Report, el cual proporciona una visión general de las amenazas persistentes avanzadas (APT) dirigidas a las redes de ordenadores en EMEA durante la segunda mitad de 2015.

Los cambios financieros, geopolíticos y económicos conformaron 2015 como un año muy agitado en Europa, África y Oriente Medio (EMEA), especialmente en el ámbito cibernético. FireEye ha estado monitoreando estas tendencias cambiantes y ha identificado una evolución considerable en el panorama de amenazas en EMEA.

Algunas de las principales conclusiones que se extraen del informe son las siguientes:
  • Los ataques cibernéticos han reflejado los acontecimientos presentados en el “mundo real”. En la segunda mitad de 2015, las tensiones políticas en Turquía y las incertidumbres financieras en los mercados europeos han hecho que se observen patrones similares en cuanto a amenazas informáticas.
  • España, Turquía, Israel, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Gran Bretaña han sido los países más atacados, representando más del 60% del total de las alertas asociadas a actividad de amenazas avanzadas.
  • El ransomware sigue constituyendo una amenaza para las organizaciones y el ciclo de vida de desarrollo de software malicioso es tan corto que muchas compañías siguen luchando contra él.
  • Los cibercriminales continúan utilizando macros incrustadas en los documentos de Microsoft Office para distribuir contenido malicioso.
  • Las amenazas avanzadas se dirigen cada vez más contra los gobiernos y la industria de servicios financieros y ha habido un aumento significativo de los ataques dirigidos a la industria aeroespacial y de defensa.
Tomado de: Diario TI

1 comentario:

  1. Aunque la protección de datos personales inició en Colombia en 2012 con la Ley 1581, solo hasta este año las empresas están empezando a prestarle mayor atención a raíz del requerimiento del registro nacional de bases de datos que se debe hacer antes del 8 de noviembre. Pero más allá de un tema de cumplimiento desde ya debemos ver la importancia de este tema en otros ámbitos como nos lo muestra este artículo donde se visualiza como una mala gestión de datos personales puede afectar la confianza de los consumidores.

    ResponderEliminar